Se le dice colecho a la costumbre de dormir al lado de tu hijo, esta es una opción que tiene muchas ventajas y muchas de ellas contradicen las críticas de esta costumbre. En nuestra sociedad, se pretende separar al bebé de sus padres a la hora de dormir. Practicar el colecho puede llegar a convertirse en el centro de comentarios y críticas por parte de la familia. Por ello, es importante que la familia que practica el colecho esté convencida de lo que está haciendo, considerando que es una buena opción para su familia.

Carlos González, en su libro Besáme mucho, alude, al comienzo de esta costumbre en las sociedades primitivas de hace unos 100.000 años. Para intentar entender por qué los niños dormían entonces junto a sus madres: Una cuestión de pura supervivencia, si no los protegían podían ser el menú de un depredador. También se practicaba en la edad media, ya que en las mayorías de las casas tan solo tenían una habitación para dormir. Así que colechar era la única opción que tenían las familias para dormir a sus bebes.

En España, se considera una práctica muy controvertida, ya que acusan al colecho de crear dependencia emocional del niño con los padres, de la alta posibilidad de asfixia del menor. También se ha dicho que practicar el colecho aumenta las probabilidades del síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).Pensamiento totalmente falso, en Japón, donde el colecho es la norma, el SMSL es de los más bajos del mundo. Incluso hay personas que llegan a decir que el colecho es una costumbre antihigiénica.

Actualmente, el 87% de los niños del mundo duerme acompañado. De hecho, las únicas áreas geográficas en las que no se suele practicar el colecho  son: la zona sur de Europa, Estados Unidos y Canadá. Se estima que en países como Noruega, Suecia casi un 90% de las familias duermen con sus bebés.

Volviendo a citar textualmente a Carlos González:”Nuestra sociedad parece muy tolerante porque muchas cosas que hace cien años estaban prohibidas, se consideran ahora completamente normales. Pero si nos fijamos mejor, también hay cosas que hace cien años eran normales y que ahora están prohibidas. […] Muchos de los actuales tábues se refieren a la relación madre-hijo: Cuando enumera los distintos tabúes de nuestra sociedad, no podía faltar uno relativo al sueño: “Está prohibido dormir a los niños en brazos o dándoles el pecho, cantarles o mecerles para que duerman, dormir con ellos”

Existen estudios en los que se demuestra que el colecho beneficia a quienes lo practican, siempre y cuando se realice respetando las normas de seguridad necesarias. Normas que la cuna Alfred de BabyDan te ayuda a cumplir totalmente, ya que está diseñada especialmente para ello:

  1. Tiene ruedas para transportarla de forma fácil, se puede transportar de lado a lado de vuestra cama sin mucho esfuerzo. Ya no os tendréis que pelear por al lado de quien duerme ¡Una noche con uno, otra noche con otro!
  2. Posee un sistema para fijarla a la cama, no habrá ningún hueco entre la cuna y vuestra cama. ¡Podréis dar todas las vueltas que queráis!
  3. No te preocupes si tienes una cama demasiado baja, la cuna Alfred se adapta a cualquier altura de cama.
  4. Uno de los laterales de la cuna se quita, para que no haya nada que os separe. Simplemente estirando el brazo puedes tocarlo.
  5. El punto más importante, cada uno tendrá su propio espacio. No habrá problemas de que el bebé te quite tu sitio.

Ya hemos hablado de la mejor cuna para practicar el colecho. Estos son algunos de los beneficios que tiene practicar el colecho con la cuna Alfred de Baby Dan:

  1. Facilita la lactancia y la alimentación nocturna. La lactancia es un proceso natural, la succión del bebé es la que regula la producción y favorece el mantenimiento. Amamantar es sencillo durante la noche si el bebé está al lado de la madre. La madre apenas tiene que despertarse, por cual puede recuperar el sueño rápido.

 

  1. Los padres descansan más en colecho. No tienen por qué levantarse de la cama para atender al peque. El papá descansa también, los llantos del bebé no lo despiertan y, si no es comida lo que pide el niño o, él mismo puede cambiarlo o abrazarlo sin salir de la cama.

 

  1. La familia pueden recuperar el tiempo perdido. Con el colecho se les ofrece una oportunidad de recuperar ese tiempo perdido, compartir más contacto físico y emocional con el pequeño. A veces, la vida laboral de los padres puede hacer que paseen pocas horas con sus hijos. Gracias al colecho tienes la opción de disfrutar de cada momento en la noche.

 

  1. Los niños se sienten mejor. El saber que sus padres los atenderán inmediatamente hace que el bebé se sienta más seguro cuando va a dormir. Fomentando buenos hábitos de sueño. Las necesidades físicas y emocionales están cubiertas, el niño puede dormirse mamando, que es lo natural.

 

  1. Cuanto mejor durmamos mejor estaremos por la mañana. Que el niño descansa bien por la noche, significa que nosotros también descansamos mejor. Y si estamos descansado podremos enfrentarnos mejor a los escollos que se nos presente en el día.

 

Por lo tanto, dormir con los niños es normal y totalmente natural, incluso tiene muchas ventajas para los padres. A los peques les proporciona muchas oportunidades para sentirse bien. El colecho es una opción que si la practicas con seguridad, ofrece muchos valores positivos a la vida en familia. Y sobre la intimidad conyugal hay muchas soluciones….¡Pero eso es otro tema!