El cambio que se produce en una relación, al pasar de pareja a padres, es el propio de la integración de un nuevo rol. Hasta ese momento, te habías concentrado en tu pareja, en un universo de dos. Sin embargo, al formar una familia, el sistema cambia y nacen nuevas relaciones en el interior. Por esta razón, desde Happy Papis, te damos claves que ayudarán a afrontar los cambios en la pareja que conlleva ser padres primerizos.

Consejos para afrontar los cambios

¿Qué cambia en la pareja en esta situación? En primer lugar, la pareja echa de menos tener tiempo para estar a solas y disfrutar de planes románticos como los de antes. Ahora el bebé demanda la atención principal y, además, también nace el cansancio que produce el sobreesfuerzo de la conciliación laboral (trabajo y cuidado del bebé).

Este cansancio se nota en el ánimo y, en una situación así, es normal que observes que tu pareja puede tener menor interés en ti. Esto no es literal, pero, sin embargo, el tiempo es limitado y la energía también escasea. Por tanto, nace la necesidad de priorizar.

Con la llegada del bebé también cambian los temas de las discusiones de pareja. Por ejemplo, puede que no estéis de acuerdo en algunos detalles de la educación del niño. Sin embargo, con comunicación y entendimiento, pensando siempre en el bienestar del bebé, encontraréis las mejores soluciones.

En algunos casos, el hombre puede sentirse desplazado cuando ella se centra de un modo casi exclusivo en el bebé. En este caso, para evitar que esto ocurra, es muy recomendable establecer rutinas de colaboración para que la implicación en el cuidado del bebé no dependa más del rol de la madre que del ejercido por el padre, ya que ambos vínculos con igualmente importantes para el niño.

Te recomendamos tener un plan de conciliación. Por consiguiente, si estás en este punto, habla con tu pareja para tomar decisiones laborales que os permitan cuidar del niño. Por ejemplo, tal vez uno de los dos quiera tomarse un tiempo de excedencia o prefiráis contratar una niñera por horas. Esta organización es muy importante para conciliar la vida profesional y la personal. A lo mejor, también puedes contar con el apoyo de alguno de los abuelos. La familia es una red de apoyo muy importante en este momento.

Además, intenta aprovechar el final del día, cuando tu bebé duerme, para cenar con tranquilidad con tu pareja, charlar sobre cómo ha ido el día, compartir anécdotas y disfrutar del placer de estar juntos. Busca un momento en la rutina que sea solo para los dos y en el que las conversaciones no giren constantemente en torno al bebé.

Durante las primeras semanas, es muy importante que puedas establecer unas rutinas en el hogar, en colaboración con tu pareja. Para ello, es importante tener intimidad. Por esta razón, habla con tu familia en un tono amable para que comprendan que las visitas improvisadas en cualquier momento pueden impedir que el bebé se acostumbre a sus hábitos.

Puedes pedirles que, antes de venir por sorpresa a casa, te avisen por teléfono para concretar el horario. De este modo, gracias a la colaboración de todos en los detalles más sencillos, es más fácil afrontar los cambios que esta nueva etapa trae consigo.

Cómo retomar las relaciones sexuales tras el parto

Los cambios físicos y psicológicos que el embarazo produce en la mujer son tan profundos que conviene retomar la actividad sexual cuando ella esté totalmente recuperada. El cansancio también afecta al sexo post parto. Tú no eres una persona diferente, es decir, sigues siendo la misma persona de siempre. Por tanto, confía en que, si tus relaciones sexuales de pareja eran felices y placenteras antes de tener el bebé, todo volverá a ser como antes de un modo natural.

Ahora puede ocurrir que eches de menos un contexto de libertad de tiempo que te permite improvisar estos encuentros. Sin embargo, ante la falta de tiempo libre, te aconsejamos que planifiques estos encuentros personales para poder disfrutarlos de verdad.

La película “¿Qué esperar cuando estás esperando?” describe las historias de parejas que están a punto de cambiar sus vidas al tener un bebé y observan que nada es exactamente como habían imaginado sobre ese momento. Esta película, tratada en tono divertido, te recuerda qué es lo más importante para hacer frente a estos cambios: el sentido del humor.

Así que intenta observar la realidad en su parte cómica y no dramatices, dado que aquello que hoy te parece un mundo, dentro de unos años, pasará totalmente desapercibido en tu memoria.

Por tanto, escucha los consejos de otras personas que han pasado por tu misma situación, pero no te agobies con el exceso de información. Confía en que tu intuición y sentido común te darán las claves para encontrar la respuesta correcta en cada momento.