Cada embarazo es distinto, cada historia es única. Algunos síntomas de embarazo pueden ser realmente molestos. En ese caso, ten paciencia e intenta observar la belleza del embarazo en su parte existencial. ¿Cuáles son las ventajas de estar embarazada?

Por ejemplo, ahora puedes convertirte en el centro de atención de tu familia y grupo de amigos, sin sentirte una persona egocéntrica. El efecto contagio de la alegría es tal que te sentirás feliz al observar tantas muestras de cariño y reconocimiento por parte de tu entorno.

Tal vez en este momento descubras a la drama mamá que hay en ti, un concepto divertido creado por Amaya Ascunce autora del libro “Cómo no ser una drama mamá”. Libro en el que la autora reflexiona sobre esos consejos que toda madre ha dado a su hija en algún momento y que con frecuencia, la hija repite cuando se convierte en madre. ¡Tal vez ahora te observes más reflejada que nunca en tu madre! Esto te hará sentir más unida todavía a ella porque comprenderás mejor el valor del amor incondicional que ha sentido por ti.

Puedes estrenar ropa nueva sin sentirte culpable por este gasto extra ya que necesitas actualizar tu fondo de armario para lucir tus curvas premamá.

De este modo, también puedes disfrutar de más antojos, sin sentirte tan condicionada por el miedo a engordar ya que ahora, sabes que los kilos de más no son un síntoma de sobrepeso sino una consecuencia natural de este estado de maternidad. ¡Disfruta de los antojos pero con medida!

Observarás gestos de amabilidad social que antes no notabas que nadie tuviese contigo, antes el mundo te parecía más individualista. Por ejemplo, es posible que alguien te ceda el asiento en el autobús cuando te desplazas en transporte urbano.

El lado positivo del embarazo es que tienes nueve meses de tiempo para ir asimilando la información que este cambio vital va a producir en tu vida. Y te vas a emocionar con cada nueva decisión que tomes. 
Por ejemplo, elección del nombre del bebé si es niño o niña, compra de juguetes, elección de la ropa y decoración de la habitación infantil. De este modo, te concentras en el lado dulce de la maternidad porque la felicidad comienza incluso antes de que haya llegado el momento de tener a tu bebé en brazos a través de la recreación de esas sensaciones.

Eres consciente de que estás viviendo en primera persona gran milagro de la vida, en tu interior está formándose un nuevo ser. Un ser con el que vas a mantener un cordón umbilical emocional muy importante más allá del nacimiento y esta experiencia de felicidad es la más emocionante durante el embarazo.

Ahora vas a descubrir emociones que no imaginabas que existían ya que los cambios hormonales también pueden hacerte sentir que vives en una especie de noria de la emoción en donde la perspectiva de la realidad cambia en función del momento. Sin embargo, intenta tener paciencia contigo y divertirte en esta especie de película vital en la que te sientes como la protagonista cómica de una tragicomedia.

Te sientes feliz al mirarte en el espejo y observar cómo crece la tripita en un claro gesto de evolución positiva del embarazo. Una imagen que sería inimaginable hace solo unos meses atrás cuando el hecho de observar este aumento de peso sería sinónimo de hacer dieta tras haber tomado un atracón de dulces. Ahora, el peso adquiere otro significado.

Por tanto, este viaje de nueve meses cambiará tu vida para siempre porque durante el embarazo descubres que no estás sola en ningún momento. Un nuevo ser te acompaña allí donde vas.