“Los carritos multifuncionales permiten tanto la actividad diaria como hacer deporte con los bebés”

El ejercicio siempre es necesario. Durante el embarazo y después de dar a luz, también. Además de los beneficios que ya conoces, la actividad física ayuda a una mejor recuperación post parto. Puede que hayas engordado un poco durante el embarazo y seguramente desees volver a algunas de tus rutinas y aficiones, así como mejorar tu estado de salud física y adelgazar después del parto.

Pero con un bebé en casa todo cambia. Quizá hayas perdido la costumbre o no te sientas con fuerzas para hacer deporte. Tampoco dispones de mucho tiempo libre, lo que dificulta mucho volver a la actividad física. Pero ¿vas a dejarlo? Recuerda lo saludable que es el ejercicio y lo bien que te sientes después de practicarlo.

Por suerte, hay alternativas para hacer deporte con tu bebé. Seas madre o padre, existen soluciones técnicas que facilitan la transición a una nueva vida deportiva. No será tan intensa como antes, pero sí te permitirá recuperar o mantener el tono muscular, la resistencia física, la flexibilidad y la salud cardiovascular, así como perder algo de peso.

La clave está en introducir al bebé en tus rutinas deportivas y de ocio en familia. Que tus hijos te vean haciendo ejercicio será beneficioso para su desarrollo personal y para que entren en contacto con el deporte desde pequeños. Pero no se trata tanto de que el bebé comparta tu actividad (obviamente, está limitado) como de que encuentres maneras de ejercitarte junto a él.

¿Cómo podemos hacer actividades con bebés fuera de casa? Planificación y herramientas. THULE tiene mucho que aportar aquí. Después de las primeras sesiones de deporte con tu bebé, te habrás adaptado perfectamente.

Natación

Tus hijos pueden disfrutar de la piscina mucho antes de empezar a tomar clases de natación con un instructor. A partir de los cinco o seis meses podréis practicar la matronatación, un ejercicio en el que el bebé participa tanto o más que sus padres. No será de gran intensidad para ti porque estarás controlando y sujetando al bebé, pero no dejarás de moverte y de quemar calorías. Nadar es un buen ejercicio de tonificación sin impacto.

Caminar y senderismo

Nada como salir y disfrutar del cielo y del aire fresco para revitalizar el cuerpo y aligerar la mente. No dejes pasar la oportunidad de seguir haciendo senderismo, si ya lo practicabas, o empezar con él ahora que tienes un bebé. Es una buena manera de introducir a los niños en la naturaleza, un entorno lleno de estímulos sensoriales, aprendizaje y concienciación.

Ya conoces los equipos básicos para caminar por la ciudad. Para hacer senderismo con el bebé necesitarás una equipación mejor preparada que esa. Una buena solución es la mochila portaniños de Thule, que te permitirá llevarlo a la espalda bien protegido y seguro, al mismo tiempo que se garantiza tu comodidad. Podrás hacer buenas caminatas con tu bebé a cuestas.

Correr

Si tu pasión es el running, tener un bebé no debe impedirte practicarlo. Si en tu ciudad hay zonas para correr, pistas y senderos, seguro que te parecerá buena idea llevártelo contigo. Sobre todo, si es con un carrito multifuncional adaptado al movimiento, la velocidad y la carrera.

Puedes correr empujando este tipo de carros en los que los bebés están cómodos y bien protegidos. Los carritos multifuncionales permiten al bebé disfrutar de un paseo veloz sin mayor problema, y a ti hacer ejercicio sin renunciar al cuidado de tus hijos. Sin duda, son una buena inversión al permitir la actividad diaria normal al mismo tiempo que las actividades de ocio y deportivas en familia. Thule ofrece una gran variedad de modelos adaptados a tus necesidades y tu bolsillo

Seguramente no conseguirás las mismas velocidades que cuando corrías a solas, pero no se trata de batir ningún récord, se trata de no abandonar la práctica del deporte. Lo que no ganes en velocidad lo harás en resistencia, sin duda.

Ciclismo

Los aficionados a la bicicleta saben que es un deporte realmente adictivo, y muchos se lamentan de tener que abandonarlo al ser padres. Pero no hay necesidad para dejarlo de lado. Una silla portabebés te permitirá practicar ciclismo sin perder de vista al pequeño. Estas sillas son cómodas y seguras, con cintos de seguridad especialmente diseñados para el bebé (Échale un vistazo a los nuevos modelos Yepp). Del mismo modo que puedes salir a correr con tus hijos, también puedes apostar por un carrito multifuncional que se pueda anclar a tu bicicleta como si fuera un remolque. Comodidad y seguridad para él, y tranquilidad y ejercicio para ti.

La bicicleta te permite hacer ejercicio con tu bebé como parte de tu rutina diaria. Es un medio de transporte con el que puedes quemar calorías yendo al trabajo, a la guardería o a la compra. Sin duda, usar la bicicleta es una buena opción para incorporar la actividad física a tu vida más allá de la práctica deportiva expresa.

Ya ves que hay opciones para mantenerse en forma sin renunciar a tu bebé. Es bueno para tu salud física y mental, y un gran aprendizaje para tus hijos. ¿Sales de casa?