La alimentación infantil es uno de los aspectos más importante en el crecimiento de un bebé. Este periodo va desde el nacimiento hasta los 3 años y hay que cuidar lo que come tu bebé para que no existan problemas en el futuro.

Te dejamos una guía de los alimentos que debes incorporar según las etapas de crecimiento de tu bebé. Apunta y guarda porque te será de mucha ayuda esta información en muchas situaciones.

Etapas de la alimentación de tu bebé:

De 0 a 6 meses

Por lo único que debes preocuparte es por la leche materna a demanda. En el caso que no sea posible, recurre a la leche de fórmula.

De 6 a 12 meses

Paralelamente a la lactancia materna, comenzarás a incorporar los primeros alimentos sólidos. Estos pueden ser purés de frutas, verduras, y también arroz. Al principio es importante que los purés sean solo de una única variedad durante intervalos de 3-5 días para identificar si hay posibles alergias. Es muy importante que consigas una consistencia muy fina debido a la ausencia de dientes o bien puedes decantarte por comida en trocitos muy pequeñitos siguiendo el método Baby Led Weaning.

¿Por dónde empiezo, frutas o verduras? Se recomienda empezar por las verduras ya que no ocasionan tantas alergias como pasa con las frutas. Evita hasta los 12 meses las verduras de hoja verde oscura como las espinacas y las acelgas.

  • Ejemplo de purés de verduras: Empieza con un puré de patatas, si todo va bien, incluye calabaza y así sucesivamente como por ejemplo añadir zanahoria.
  • Ejemplo de papillas de frutas: Empieza por las frutas que sean más básicas. La pera, la manzana, la naranja y el plátano son las mejores. Ojo, si tu bebé se estriñe con facilidad, te aconsejamos que utilices fruta madura.

De 12 a 24 meses

A medida que vamos incorporando nuevos alimentos y texturas, empezaremos a ver las preferencia en gustos del peque. Pero ¡no te vuelvas loco! Sigue incorporando nuevos sabores de forma progresiva hasta que consiga comer como un adulto.

Con respecto a la lactancia materna, la Organización Mundial de la Salud (OMS) está a favor de continuar con la lactancia hasta los dos años o más ya que sigue aportándole muy buenos nutrientes.

¿Sabías qué mantener la lactancia mientras incorporas alimentos con gluten a su alimentación disminuye el porcentaje de riesgo de tener celiaquía?

¿Y para la mamá? Cuanto más tiempo la mamá se encargue de la lactancia, mayores beneficios tendrá para ella, como reducir el riesgo de anemia, retrasa el periodo menstrual lo que podría ayudar a alargar el tiempo entre distintos embarazos, también algunos estudios han descubierto que reduce el riesgo de padecer diabetes de tipo 2, etc. Aún así, no siempre se puede o se quiere continuar con la lactancia, por lo que cada familia es libre de elegirlo.

Aprende mientras crece

Conforme crezca, es muy beneficioso utilizar cubiertos de aprendizaje para desarrollar la autonomía y coma solito. Hoy en día las vajillas infantiles están preparadas para hacer mucho más fácil este labor.

La vajilla de Twistshake es súper útil si tienes un bebé enérgico que le gusta tocarlo todo. Tiene un sistema súper novedoso llamado Click-Mat que se trata de un Mantel anti deslizante que se pega a la mesa y puedes ajustar su plato a el con un solo click, así ni el bebé más enérgico podrá volcar la comida.

Además, los cubiertos de aprendizaje de Twistshake tienen los mangos cortos y con un acabado suave al tacto para un agarre firme y evitar que el cubierto acabe dentro de la comida. ¡Podríamos decir que son las mejores herramientas de aprendizaje para ellos!

Recetas Increíbles para tu Bebé

Después de esta guía de alimentación y de todos los utensilios que te van a venir genial, pasamos a la acción. Hemos recopilado una lista de recetas muy sencillas para tu peque llena de nutrientes y vitaminas.

Papilla de Manzana y Pera

Solo necesitarás una manzana y una pera. Pela ambas frutas y quítale el corazón. En un cazo añade unas 10 cucharadas de agua e introduce la fruta. Cocínala hasta que estén blanditas y ya estarán listas para triturar. Con estas cantidades sale para 2 raciones.

Papilla de plátano, pera y naranja

Necesitarás:

  • 2 plátanos o 1 y ½
  • 1 pera
  • 1 naranja

En un cazo pon a calentar a fuego medio un poco de agua y la pera en trozos pequeños hasta que se forme una compota. A parte, tritura el plátano y añade la pera, sigue triturando. Solo te queda añadir el zumo de la naranja exprimido hasta que consigas la textura deseada.

Puré de patata y zanahoria

Para esta receta necesitas:

  • 100 gr de patata
  • 1 zanahoria
  • 100 ml de leche
  • ½ cucharadita de AOVE

Cocina al vapor las patatas y la zanahoria. Cuando estén blanditas añade la leche y tritúralo todo, por último añade el AOVE y en minutos tendrás listo un puré lleno de nutrientes.

También le puedes añadir un trocito de calabaza y le dará un toque más delicioso.

Puré de pollo y pera

La pera es una fruta muy dulce que le dará mejor sabor a la comida en las primeras papillas de tu bebé. En esta receta incorporamos carne blanca, verduras y fruta para que cada vez varíes más en las recetas pero sin aumentar la dificultad.
Solo te hará falta:

  • 1/2 calabacín.
  • 1 patata
  • 1 pera
  • ½ pechuga de pollo limpia
  • Agua

Pelamos todo y cortamos a trocitos de tamaño normal a pequeñito. Después échalo a un cazo con el agua para que se cueza y cuando empiece a hervir tendrás que dejarlo diez minutos. Llega la hora de que añadas la pechuga de pollo cortada y déjalo 3 minutos. Tritúralo todo en un baso de batidora con un poco del agua del cazo y tritura hasta conseguir la textura que quieras. ¡Está delicioso! Seguro que más de un papi se saca un plato para él.